Home
Sobre Antonio Miranda
Currículo Lattes
Grupo Renovación
Cuatro Tablas
Terra Brasilis
Em Destaque
Textos en Español
Xulio Formoso
Livro de Visitas
Colaboradores
Links Temáticos
Indique esta página
Sobre Antonio Miranda
 
 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ARMANDO ROJAS GUARDIA

ARMANDO ROJAS GUARDIA

Nació en Caracas, Venezuela, en 1949, hijo del poeta caraqueño Pablo Rojas Guardia (1909-1978) y Mercedes Álvarez Gómez (1919-1973); durante los primeros siete años de vida se residenció en Praga, Haití y Nicaragua como consecuencia de los cargos diplomáticos de su padre. En su juventud vivió en Bogotá, en Friburgo (Suiza) y en Solenriname (Nicaragua), con Ernesto Cardenal. Posteriormente su vida ha transcurrido entre Caracas- Méridayha estudiado con profusión la filosofía; ha pasado días de pasión y noches de insomnio donde procedió a la relectura estudiosa de textos fundamentales de San Juan de la Cruz, Santa Teresa, Góngora, Eliot, Blanchot, Bernanos, Deleuze, Barriles, Borges, Huxiey, Ritke, Joyce, Nietzsche, Maquiavelo, Kant, Pessoa, Faulkner, Kafka, Rimbaud, Milton, Blake, Sade, Jüng, Bataille, Pavese, Dante, Ricoeur, Camus, Lezama Lima, Octavio Paz, Cadenas.

Su vocación como escritor se inició en su hogar y jugó un papel importante su participación en el Taller de Calicanto y Antonia Palacios, y se cimienta con su activa participación en la formación del Grupo Tráfico. Ha desempeñado una amplia labor cultural y docente vinculada a la literatura, y es una de las voces fundamentales de la poesía venezolana contemporánea, así como un ¿estacado ensayista.

TEXTOS EM ESPAÑOL   /   TEXTOS EM PORTUGUÊS

 

ROJAS GUARDIA, Armando. Fuera de tiesto. Poemas selectos.  Selección y presentación: Harry Almeida.  Entrevista: Ana Ma. Del Re.  Caracas: Ediciones de la Biblioteca –   EBVC; bid & co. editor, 2008.  120 p. (Colección Poesis)  ISBN 980-6741-66-9  

 

Aves

Me pregunto
qué ron dulce las embriaga.
Quizá la luz
cuando enronquece
y empapa de quejas el límite del día.
Acaso el viento mismo
quien como ola de cansada espuma
las impulsa a partir hacia el intenso Oeste
donde muestra el día sus llagas
tumefactas.

Estalla su plumaje en oro caliente
y derramado.
Y el cielo ha quedado entre sus alas
como una mancha viva.
Mira cómo se enredan entre los suaves hilos
del aire que se enciende.
Deja su vuelo un sabor tropical de fruta roja.

¿Las veremos, de nuevo, como ahora?
Tal vez alguna de estas tibias tardes
en silencio.
O entre las grandes amapolas
que trae la Alegría.

 

Aves

Me pergunto
que rum doce as embriaga.
Talvez a luz
quando enlouquece
e encharca com queixas os limites dos dias.
Talvez o próprio vento
que como onda de cansada espuma
as impulsa a ir-se até o intenso Oeste
onde mostra o dia suas chagas
entumecidas.

Estala sua plumagem em outro ardente
e derramado.
E o céu restou entre suas asas
como a mancha viva.
Olha como se enrolam entre os suaves fios
do ar que se ilumina.
Deixa seu vôo um sabor tropical de fruta vermelha.

As veremos, outra vez, como agora?
Talvez algumas destas tardes mornas
em silêncio.
Ou entre as grandes amapolas
que a Alegria nos traz.

 

Agua lustral

                                 Purifícame con el hisopo
                                                   SALMOS: 50,9

Salgo por fin del tedio
que es el hábito de huir de Tu presencia.
Había elegido el mal
como quien muerde el aire
y castiga al sol tapándose los ojos.
Había elegido el mal. Y lo sabía.

Hoy salgo al aire en paz de lo invisible
diciéndote que sí por estas calles
con el viejo saxofón de mi poema.
Se abre el día
                   tal un hueco silvestre
-rosada ubre de la luz, goteando.
¿Qué puedo decir que me retrate
así, recién nacido:
los dedos obstinados de la hierba,
la respiración de todos al dormir?
Sí, letra a letra reconstruyo
la inocencia del ser, que ahora levanto
como una fronda erguida, resonante.

 

Água lustral

Saio afinal do tédio
que é o hábito de fugir da Tua presença.
Havia eleito o mal
como morde o ar
e castiga o sol tapando os olhos.
Havia eleito o mal.  Está ciente.

Hoje saio ao ar na paz do invisível
dizendo-te que sim por estas ruas
como o velho saxofone de meu poema.
Abre-se o dia
                   como um oco silvestre
— rosa úbere da luz, gotejando.
Que posso dizer que me retrate
assim, recém nascido:
os dedos obstinados da erva,
a respiração de todos ao dormir?
Sim, letra a letra reconstruo
a inocência do ser, que agora alço
como uma fronde erguida, ressoante.

Aquí, en esta casa

Aqui, en esta casa,
donde cada palabra, cada gesto
son sólo los dóciles ecos de la luz
inmaculada,
vertical,
inapelablemente última,
añoro para ella
(la chachara mujeril de la poesía
con sus técnicos chismes de ocasión
tan fotogénicos —whisky en mano—
sobre la página social
de algún Suplemento Literario),
le añoro, digo, algo de la casta
doncellez de la madera
                                   recibiendo
la frugalidad silenciosa de una cena,
de la última cena.


Aqui, nesta casa

Aqui, nesta casa,
onde cada palavra, cada gesto
são apenas dóceis ecos da luz
imaculada,
vertical,
inapelavelmente última,
sinto saudades dela
(a chácara mulheril da poesia
com seus técnicos boatos de ocasião
tão fotogênicos — uísque na mão ——
na coluna social
de algum Suplemento Literário),
relembro, digo, algo da casta
mocidade da madeira
                            recebendo
a frugalidade silenciosa de uma ceia,
da última ceia.

 

ROJAS GUARDIA, Armando.  Antología poética. Caracas: Biblioteca Popular para los Consejos Comunales, Fundación Editorial El Perro y la Rana, 2007.  180 p. (Serie las artes y los ofícios) 14x21 cm.   ISBN  978-980-396-822-9  “ Armando Rojas Guardia “  Ex. bibl. Antonio Miranda

 

Sin uso

 

Pero hoy tengo confianza en la tarea

de decirte precisamente esto,

sin una sola causa

 

que motive la cita intrascendente

de los ojos y las letras:

 

apenas teclearte siete líneas

como quien pide el aire o la alegría.

 

SEM USO

Mas hoje tenho confiança na tarefa
de dizer-te exatamente isso,
sem um motivo qualquer
que motive o encontro intranscendente
dos olhos com as letras:
apenas enviar-te sete linhas
como quem pede ar ou alegria.

 

Sospecha

 

          a Pedro Trigo

 

Habría que decir

que dicho todo

aún está todo por ser dicho.

 

Ni una sola

                 palabra

ha roto el círculo.

 

Si el tiempo

a sí mismo se busca

                             y no

a lo que pasa vivo

entre las horas,

                        no hay futuro,

otra vez el circuito recomienza,

sólo brillan

                 espejos,

la nada poblada de imágenes

iguales,

 

                el ciclo

y sus etapas:

                    yo solo

repetido

desde el génesis.

 

SUSPEITA

        A Pedro Trigo

Deveria dizer
que havendo dito tudo
ainda resta tudo por ser dito.

Nem uma única
                      palavra
rompeu o círculo.

Se o tempo
busca a si mesmo
                          e não
a quem passa vivo
entre as horas,
                  não há futuro,
outra vez o circuito recomeça,
brilham apenas
                       os espelhos,
o nada povoado de imagens
iguais,
           o ciclo
e suas etapas
                      eu só
repetido
desde a gênese.

 

Fondo negro

 

Limpia y fría, la noche de diciembre

es la imagen perfecta de mi alma:

Caracas arde afuera, indiferente,

mientras yo soy un hueco

l i v i a n í s i m o

donde caen flotando los minutos.

En nada pienso ahora. Y nada añoro.

Ninguna obligación. Ninguna agenda.

Apenas esta ingrávida quietud

para llenar de música (Satie, acaso)

y lentos cigarros y silencio

y el negro sueño de la paz, vacío.

 

FUNDO NEGRO

Limpa e fria, a noite de dezembro
é a imagem perfeita de min´alma:
Caracas arde lá fora, indiferente,
enquanto eu sou um eco
l e v í s s i m o
onde caem flutuando os minutos.
Em nada penso agora. E nada aspiro.
Nenhuma obrigação. Nenhuma agenda.
Apenas esta ingrávida quietude
para preencher com música (Satie, claro)
e lentos cigarros e silêncio
e o negro sonho da paz, vazio.

 

EL DIOS DE LA INTEMPERIE (1985)

XV

 

Me digo que es inútil, que no puedo

escribirlo imposible, la secuencia

del poema innombrable, la mentira

de apalabrar la ausencia del deseo

deletreando la nada entre mis sienes,

su oquedad tan carente de palabras.

Sé que el cuerpo me queda, ésta mi carne

indecible también pero moviéndose

al proyectar imágenes, figuras

en el vacío mental, en la pantalla

de la escritura terca, indeseante.

Sólo alcanzo a aludir, casi a tocar

al poema cadáver enjoyado

por el histriónico decir: la vanidad

de no sorber el silencio ni apurarlo,

de escapar de este yermo a mi medida

que, si yo fuera otro, comparara

a aquel nítido y virgen de los santos

ardiendo, sí, incómodo en la voz

llagando la gárrula garganta

          pero dejándola seca de otra sed

que no sacian las formas, el lenguaje.

 

DEUS DA INTEMPÉRIE (1985)

XV

Digo a mim que é inútil, que não posso
escrever o impossível, a sequência
do poema inominável, a mentira
de apalavrar a ausência do desejo
soletrando o nada entre minhas têmporas,
seu vazio tão carente de palavras
Sei que me resta o corpo, esta é a minha carne
indizível também mas movendo-se
ao projetar imagens, figuras
no vazio mental, na tela
da escritura teimosa, indesejável.
Consigo apenas aludir, quase tocar
o poema cadáver com joia
pelo histrionismo dizer: a vaidade
de não absorver o silêncio nem apressá-lo,
de escapar deste ermo à medida
que, se eu fosse outro, comparasse
àquele nítido e virgem dos santos
ardendo, sim, incômodo na voz
esganando a gárrula garganta
mas deixando-a seca de outra sede
que não sacia as formas, a linguagem

 

 

Página publicada em julho de 2009. Ampliada e republicada em junho de 2015.

 

Voltar para o topo da página Voltar para a página de Pernambuco

 

 

 
 
 
Home Poetas de A a Z Indique este site Sobre A. Miranda Contato
counter create hit
Envie mensagem a webmaster@antoniomiranda.com.br sobre este site da Web.
Copyright © 2004 Antonio Miranda
 
Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Home Contato Página de música Click aqui para pesquisar